Detenidos 55 falsos vigilantes de seguridad que custodiaban explosivos

EN MADRID, TOLEDO, CUENCA Y BADAJOZ

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 55 falsos vigilantes, varios de ellos en Toledo y Cuenca, que se encargaban incluso de custodiar explosivos, según ha informado este jueves el Ministerio del Interior a través de un comunicado.

   En el marco de esta operación también se han producido detenciones en las provincias de Madrid y Badajoz. Algunos de ellos cuentan con antecedentes policiales y penales.

   Los detenidos carecían de la preparación necesaria y fueron contratados gracias a titulaciones falsificadas, para trabajar como vigilantes de seguridad, vigilantes de explosivos o escoltas privados para 30 empresas diferentes.

    Las 55 personas detenidas por la Policía Nacional acusadas de ser falsos vigilantes de seguridad obtenían el carné que les habilitaba para trabajar gracias a la “deslealtad” de un antiguo empleado de un Centro de Formación –lugar donde se expedían los diplomas– que falsificaba estos documentos y, posteriormente y con la ayuda de una decena de intermediarios, los comercializaba por unos 600 y 1.800 euros.

   En concreto, entre los 55 detenidos por trabajar como vigilante, cinco se dedicaban a la vigilancia de explosivos y cuatro eran escoltas privados para 30 empresas diferentes. No obstante, no consta que haya habido “ningún tipo de irregularidad” en la ejecución de sus funciones, a pesar de que uno de los detenidos tenía antecedentes penales por un presunto delito de homicidio y se encontraba ya en prisión.

   Según ha explicado el jefe de la Unidad Central de Seguridad Privada de la Policía en rueda de prensa, los acusados obtenían de manera casi inmediata el título sin haber pasado ninguna de las pruebas requeridas en cada una de las diferentes ramas de la seguridad, gracias a la ayuda del ex empleado del Centro de Formación y de sus colaboradores que, en 2011, ingresaron en prisión.

  Asimismo, gracias a la ayuda de las empresas y de los clientes que contrataban a los acusados se pudo proceder a las detenciones, que se han desarrollado en Madrid, Badajoz, Toledo y Cuenca, aunque dos de ellos se encontraban trabajando en otros puestos de trabajo.

   La mayor parte de los detenidos son españoles y ciudadanos provenientes de Hispanoamérica y del norte de África que habían conseguido la nacionalidad española. No obstante, doce de ellos poseían la nacionalidad rumana de origen. A todos ellos, se les acusa de un delito de falsedad documental y de intrusismo.

    La investigación sigue abierta y no se descarta que puedan haber más imputados o detenidos por estos mismos hechos.

Europapress.es    15/03/2012

También te puede Interesar