Te contamos el análisis de las fuerzas de seguridad del estado ante una amenaza terrorista

Hoy queremos dedicar nuestro post a analizar las actuaciones de los cuerpos y fuerzas de seguridad ante una amenaza terrorista como los atentados yihadistas sufridos en los últimos tiempos. Durante el incidente, puede producirse la intervención o el asalto por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad. En estas situaciones difíciles, es importante hacer una lectura de la manera más adecuada de actuar según el riesgo o las características de la situación.

Te contamos el análisis realizado en la revista oficial de la policía y las recomendaciones que debes seguir en estos casos. 

Análisis y actuaciones aconsejables ante una amenaza terrorista

  • Este es el análisis ejecutado por los expertos acerca de las recomendaciones en torno a una amenaza terrorista indiscriminado con armas de fuego o explosivos como los ocurridos en París y Túnez. 
  • Alejarse del foco de forma rápida pero con calma y sin correr.
  • Proceder al desalojo del local o edificio acorde al plan de emergencias existente al efecto.
  • Si es posible, abrir puertas y ventanas, así como cortar los suministros de gas y luz.
  • No utilizar los ascensores.
  • Seguir las indicaciones de los cuerpos policiales o servicios de emergencia.
  • Es muy importante no regresar al local o edificio hasta que las fuerzas de seguridad. los servicios policiales o de emergencia encargados de intervenir así lo autoricen.

Comportamiento de las fuerzas de seguridad ante una explosión

  • Si la explosión es inminente y no hay tiempo para el desalojo, es importante alejarse del artefacto en la mayor medida posible, arrastrándonos boca abajo y perpendiculares al artefacto explosivo. La onda expansiva funciona como si fuera un fluido, por lo que es importante ofrecer la menor superficie al impacto como a la posible metralla o cascotes proyectados por la explosión.
  • Si la explosión nos sorprende durante la evacuación, especialmente es preciso mantener la calma y buscar ponernos a cubierto de cascotes, escombros y cristales. 
  • Cuando los escombros dejen de caer abandonar el lugar lo más rápido posible, teniendo en cuenta el posible debilitamiento de suelos, paredes, escaleras y estructuras del edificio. Si hay fuego y humo es mejor hacerlo arrastrándonos por el suelo.
  • No utilizar los ascensores aunque sigan funcionando.
  • No intentar retroceder para recuperar objetos personales -ya sean estos bolsos, móviles, carteras, etc-.
  • Por supuesto, no encender mecheros, cigarrillos o activar interruptores, ya que puede haber fugas de gas y provocar una nueva explosión.
  • No abrir las puertas que estén calientes, buscar otras que no lo estén para salir.
  • Si no podemos salir, resguardarnos bajo algún mueble u objeto robusto para protegernos y esperar la llegada de los servicios de rescate.
  • Al salir al exterior es importante tener un cuidado exhaustivo con la posible caída de cristales y escombros.

Actuación ante la propagación de material radioactivo

Si por el estallido de una bomba durante una amenaza terrorista se propaga material radioactivo contaminante en un área más amplia que la de los estragos producidos por la detonación, pueden verse afectadas tanto la zona de la explosión como aquellas personas presentes en sus inmediaciones. Si esta clase de amenaza es confirmada por las fuerzas de seguridad con equipos especiales de detección deben seguirse instrucciones específicas, si bien como norma general es necesario:  

  • Alejarnos de la fuente de radiación -es decir, el lugar de la explosión- para reducir la exposición a la radiación.
  • Minimizar el tiempo de exposición a la radiación para reducir el riesgo.
  • Utilizar cualquier material para interponerlo a modo de barrera entre nosotros y el foco de emisión de la radiación.
  • Si nos encontramos en la calle, además nos taparemos la boca y nariz con cualquier tipo de materia filtrante -como un trozo de tela grueso, ropa o esponjas- y entraremos en algún edificio o vivienda próximo.
  • Si nos hallamos en el interior de un edificio, además, cerraremos las ventanas, las puertas y apagaremos todos los sistemas de calefacción, refrigeración y ventilación, evitando que se produzca cualquier corriente de aire que pueda difundir y dispersar la radiación.
  • Si hemos estado expuestos a la radiación, nos quitaremos la ropa de inmediato, alejándola de nosotros y nos lavaremos todo el cuerpo, especialmente aquellas zonas previamente expuestas a la radiación, con abundante jabón y agua tibia para eliminar la contaminación.
  • No saldremos al exterior y procuraremos mantenernos informados, seguiendo las recomendaciones que las autoridades divulguen por radio o televisión.

Es importante tener en cuenta y seguir estas recomendaciones proporcionadas por los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado ante una posible amenaza terrorista. 

Fuente | Revista Policía

¿Necesitas contratar a una empresa de seguridad?

En CIVITTAS somos especialistas en seguridad para eventos. Échale un ojo a nuestros servicios.

Saber más

También te puede Interesar