Hoy se cumplen 30 años de la conocida como “Tragedia de Heysel”, hecho que hizo que se mejoraran las medidas de seguridad en los estadios de fútbol. La catástrofe, ocurrida el 29 de mayo de 1985 en el Estadio de Heysel en Bruselas, se produjo fruto de una avalancha antes de comenzar de la Final de la Copa de Europa entre el Liverpool y la Juventus de Turín. Fallecieron 39 aficionados, la mayoría seguidores de la Juve.

Un partido que nunca se debió jugar

Todo ocurrió una hora antes del inicio del encuentro. 60.000 personas (más de 25.000 aficionados de cada equipo), llenaban el estadio y esperaban expectantes el pitido inicial. El Liverpool y la Juventus eran en aquel momento dos de los grandes de Europa y buscaban aumentar su glorioso palmarés.

En aquél estadio, los fondos (los puntos más calientes en cualquier campo de fútbol) eran zonas de pie y en uno de ellos concurrió una fatal congregación de aficionados de ambos equipos. Los aficionados más radicales del Liverpool comenzaron a increpar a los de la Juventus y poco a poco el ambiente se fue caldeando hasta que, en apenas unos minutos, se produjo una avalancha fruto de la huida de los hinchas italianos acosados cada vez más duramente por los ingleses.

Se vivieron momentos de pánico e incertidumbre, cientos de aficionados quedaron amontonados contra las vallas del fondo, sin salidas de emergencia. La situación se contagió a otras zonas del estadio, donde hinchas exaltados saltaban al campo y provocaban una situación difícil de controlar por las fuerzas de seguridad. Decenas de personas murieron aplastadas o asfixiadas y otros cientos resultaron heridas. El balance final fue de 39 muertos y unos 600 heridos. La mayoría de los fallecidos eran seguidores de la Juventus, además de cuatro belgas, un británico y dos franceses. 

La final se llegó a disputar, con una hora y media de retraso, aun con la negativa del club italiano y con cadáveres tapados con mantas en algunas zonas del estadio.

A partir de ese momento la seguridad en los campos de fútbol cambiaría.

Las consecuencias de la tragedia

Ni la UEFA, ni los propietarios del Estadio de Heysel, ni las autoridades responsables de la seguridad fueron inculpados en ningún momento. No tuvo tanta suerte el fútbol inglés, castigado sin poder disputar competiciones europeas durante varios años, y obligado a tomar medidas de acción contra sus aficionados más radicales, que habían provocado más altercados en los años anteriores.

Cuatro años mas tarde ocurría la tragedia de Hillsborough, donde fallecían 96 aficionados ingleses. Fue sólo entonces cuando el fútbol inglés se decidió a actuar con severidad para erradicar el movimiento “hooligan” y aumentar las medidas de seguridad en los estadios.

https://www.youtube.com/watch?v=ClegJGD2zfE

Mejoras en seguridad en los estadios de fútbol

Los hechos ocurridos en Heysel tuvieron un gran impacto mediático, acrecentado además por el hecho de que fueron prácticamente televisados en directo. A raíz de entonces el fútbol en general quedaría estigmatizado, por lo que la FIFA tuvo que poner en marcha una serie de medidas para acabar con la mala imagen de este deporte. Se lanzó entonces la  famosa campaña “Fair Play” por el juego limpio y se mejoraron las medidas de seguridad en los campos de fútbol.

Algunos de los cambios más importantes en cuanto a seguridad y vigilancia fueron los siguientes:

  • Aumento de las medidas de seguridad en los controles de accesos, incluyendo los cacheos
  • Prohibición de venta de bebidas alcohólicas dentro del estadio y el acceso con botellas del exterior
  • Prohibición de acceso al campo con banderas con mástiles rígidos u otro tipo de objetos contundentes
  • Se prohibió la exhibición de banderas con simbología nazi o que incitara a la violencia
  • Eliminación de zonas sin asientos
  • Eliminación de las vallas protectoras existentes por vallas con salidas de emergencia o abatibles
  • Establecimiento de medidas de seguridad para que los aficionados rivales no coincidan en ningún momento en el estadio
  • Se establecen también nuevos criterios de en la evaluación del riesgo y la seguridad de los estadios
  • Instalación de cámaras de videovigilancia en el interior

Además de toda una batería de medidas con la finalidad de mejorar la seguridad en los campos de fútbol, se instó a los clubes de fútbol a que dejaran de dar soporte a sus aficiones y grupos ultras más violentos.

En la actualidad, la seguridad en estadios de fútbol y eventos deportivos se ha mejorado bastante y por suerte son cada vez menos frecuentes este tipo de tragedias.

 

 

También te puede Interesar