Con el verano a la vuelta de la esquina, llegan los tan esperados macro-festivales musicales. Desde Bilbao hasta Murcia, pasando por Barcelona, Madrid o Benicassim, son cada vez más las ciudades españolas que cuentan en sus agendas veraniegas con algún festival de este tipo. Asegurar la diversión de las miles y miles de personas que se congregan en torno a estos espacios requiere de una planificación y coordinación conjunta entre la organización del evento, la propia administración local y sus cuerpos de seguridad y como no, las empresas de seguridad privada, responsables de los principales focos de atención del recinto: controles de accesos, perímetros, escenarios y zonas privadas.

Tragedias como las ocurridas en el Madrid Arena (que analizamos en su momento en este post) o en el mítico Love Parade alemán, ponen de manifiesto que toda precaución es poca a la hora de asegurar la correcta celebración de estos festivales. La coordinación entre los diferentes agentes implicados en la seguridad es esencial y un fallo o irresponsabilidad en cualquiera de los puntos puede dar lugar a una cadena de errores con graves consecuencias.

Como cualquier evento de masas, se debe tener en cuenta una serie de aspectos genéricos, como los riesgos de avalancha, de alteracion del orden, incumplimiento de normas o cualquier amenaza contra los bienes o las personas. Pero en el caso particular de los festivales musicales al aire libre también se han de tener en cuenta unos factores específicos derivados de la estacionalidad o emplazamiento de los mismos. La adecuación de lugares públicos como recintos de conciertos, la cercanía de estos a zonas de riesgo potencial o los efectos derivados de la climatología propia de esta época son algunos de los puntos más importantes en los que fijarse a la hora de elaborar y llevar a cabo un plan de seguridad.

Seguridad en festivales de verano. Concierto en la playa.

Celebración de un festival de música en la playa

 

Agentes públicos y privados encargados de la seguridad de un macro-festival de verano

Empresa organizadora

Como organizadores del evento, son los principales responsables de las medidas de seguridad del mismo. Como en toda empresa privada con una actividad económica la optimización de costes y recursos nunca debe ser confundida con la reducción de los mismos. Cuando no se estiman los recursos oportunos y adecuados a la magnitud del evento no sólo se está poniendo en riesgo la celebración del mismo, si no la propia seguridad de los asistentes.

Un plan de autoprotección y emergencias desarrollado en base a la Norma Básica de Autoprotección (publicada en el BOE del 24 de marzo de 2007) debería contemplar todos los recursos técnicos y humanos a tener en cuenta a la hora de asegurar el desarrollo del evento y sus posibles complicaciones, y debe ser estudiado, aprobado y vigilado en todo momento por las autoridades locales.

El plan de autoprotección

Consta de una serie de medidas a adoptar a la hora de controlar y prevenir los posibles riesgos que se puedan dar sobre las personas asistentes o los propios bienes materiales durante la celebración del festival. Contemplará todos los aspectos técnicos y el empleo de recursos relacionados con los accesos y salidas del recinto, controles de seguridad y vigilancia, rondas, patrullas, vigilancia de escenarios y zonas VIP, salidas de emergencia, planes de emergencia y evacuación o extinción de incendios. Se debe estudiar la integración y coordinación de los medios de seguridad privada con los agentes de seguridad públicos, de protección civil y sanitarios.
Los voluntarios de la organizacion del festival podrán trabajan en taquillas, limpieza, venta de bebidas, información y otras tareas organizativas internas pero no deberían nunca responder a trabajos cualificados propios de los vigilantes y auxiliares de seguridad.

Plan de emergencias y evacuación

Como parte esencial del plan de autoprotección, se deben especificar los criterios de actuación a seguir a la hora de posibles situaciones de emergencia, según su tipo, y proveerá de un plan de evacuación ordenada ante niveles de alto riesgo.
Los espacios en los que se suelen realizar los festivales de verano no suelen estar específicamente destinados a estas celebraciones masivas y a priori, carecen de entradas y salidas adecuadas, salidas de emergencia preestablecidas o puntos de control y asistencia (sanitarios, protección civil o información). Es entonces de vital importancia un análisis del espacio y su situación geográfica, sus delimitaciones con respecto al aforo previsto, la colocación de accesos, zonas de transito, ubicación de los puntos de asistencia sanitaria y de protección de civil y las salidas de emergencia o evacuación.

En ésta completa guia elaborada por la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, podemos atender a todos los aspectos técnicos y organizativos a tener en cuenta a la hora de elaborar un plan de autoprotección.

Medios públicos y administración local

La administración pública es la responsable de estudiar y aprobar los planes de autoprotección y emergencias y de facilitar los medios de protección públicos pertinentes.

  • Policía
    Los controles en el perímetro exterior o la gestión del tráfico deben ser dirigidos por los cuerpos de policia. La dedicación de medios extraordinarios debe ser consecuente con la magnitud del evento y hay que tener en cuenta la cantidad de asistentes que se congregan en los exteriores del recinto. El estado de desinhibición o euforia que se genera en determinadas situaciones en el exterior del recinto puede conllevar riesgos de alteración del orden o elementos públicos y debe ser vigilado en todo momento por los agentes de seguridad públicos.
  • Protección Civil
    Protección Civil proporcionará apoyo en situaciones de riesgo o emergencia y su presencia debe ser solicitada con antelación por los organizadores del festival.
  • Bomberos
    La presencia del cuerpo de bomberos es esencial para garantizar el éxito de situaciones de emergencia, incendio, avalancha o evacuacion.
  • Asistencias Sanitarias
    Así mismo, las asistencias sanitarias deben tener una ubicación estratégica tanto fuera como dentro del recinto. Deben estar provistas de los medios suficientes para atender tanto casos leves como graves (desmayos, intoxicaciones o lesiones) y se tiene que garantizar un rápido acceso a entradas y salidas de emergencia o vías de evacuación.
Festivales de verano. Riesgo control de accesos

Vigilantes de seguridad en situación de riesgo en el acceso a un concierto. Fotografía: Juan Varela/La Opinión A Coruña

 

Factores de riesgo propios de los festivales musicales en verano

No todos los eventos masivos se celebran en las mismas condiciones. Pabellones, estadios deportivos o salas de conciertos ya cuentan con muchas medidas de seguridad establecidas en cuanto a sistemas de accesos, salidas de emergencia y ubicaciones de los distintos puntos de asistencia. Atender a la estacionalidad y situación propias de los festivales de verano es clave a la hora de elaborar un plan de seguridad.
Algunos de los factores a analizar en este caso serían:

  • Adecuación del recinto
    Los espacios dedicados a estas celebraciones no suelen ser sitios dedicados a tal fin, por lo que hay que llevar a cabo una adecuación del lugar para que cumpla con todas las normas de seguridad pertinentes en cuanto a perímetro, accesos, salidas, vías de evacuación y salidas de emergencia. Hay que tener en cuenta los edificios colindantes, vias de acceso al lugar y otros aspectos como la aglomeración de público en los exteriores.
  • Riesgos ligados a la climatología
    En época estival el calor es un agravante de los casos tipicos de desfallecimientos y lipotimias en situaciones de aglomeración o ingesta de alcohol y drogas. Muchos de estos eventos comienzan su programación por la tarde, por lo que también se pueden dar casos de quemaduras por exposición al sol.
    El uso de ropa ligera y calzado descubierto aumenta las probabilidades de lesiones y cortes o picotazos de insectos.
  • Situación geográfica
    La celebración de conciertos en zonas mas o menos alejadas de los nucleos urbanos conlleva un riesgo extra. En muchos casos, la cercanía de zonas de rio o playas pueden provocar que los jóvenes actúen de forma irresponsable movidos por la euforia y por estados de ebriedad. La labor de la seguridad privada en este caso queda dentro del recinto, y es la propia organización y los agentes de seguridad públicos los que deben alertar de estos riesgos y concienciar a los asistentes para un disfrute seguro de la fiesta.

El fallecimiento de un joven en 2013 en el rio Segura de Murcia es un claro ejemplo de que la seguridad en un festival de verano depende no solamente de un buen plan de protección y la correcta puesta en marcha del mismo. Son los asistentes los primeros responsables del cumplimiento de unas normas sociales de comportamiento y respeto hacia el entorno y hacia los demás. Si todas las partes del engranaje funcionan correctamente, podemos asegurar una fiesta sin incidencias graves.

 

Recomendaciones de seguridad (Infografía)

Esta infografía resume los puntos más importantes y las recomendaciones de seguridad a tener en cuenta tanto por la organización como por los asistentes al evento:

 

Infografía sobre medidas de seguridad y recomendaciones en festivales y macro-conciertos de verano

 

También te puede Interesar