De un tiempo a esta parte se ha generalizado el ver vigilantes de seguridad en las cárceles, centros de internamiento (CETI,s) y dependencias de seguridad, sustituyendo o complementando a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Esto ha dado lugar a un sin fin de debates, quejas y noticias en los principales medios, al entender que este servicio resultaba mucho más caro y menos profesional al ser prestado por vigilantes que al ser prestado por Funcionarios.

Sin entrar en polémicas, diremos que la Ley 05/2014 de Seguridad Privada recoge, en su artículo 41, los servicios de vigilancia y protección que podrán ser prestados por vigilantes de seguridad integrados en Empresas de Seguridad. Más concretamente:

Artículo 41.3 – Cuando así se decida por el órgano competente, y cumpliendo estrictamente las órdenes e instrucciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, podrán prestarse los siguientes servicios de vigilancia y protección:

a) La vigilancia perimetral de centros penitenciarios.

b) La vigilancia perimetral de centros de internamiento de extranjeros.

c) La vigilancia de otros edificios o instalaciones de organismos públicos.

d) La participación en la prestación de servicios encomendados a la seguridad pública, complementando la acción policial. La prestación de estos servicios también podrá realizarse por guardas rurales.

Además, en su artículo 40, sobre los servicios de seguridad de las Empresas de Seguridad que podrán ser prestados por vigilantes de seguridad armados, se recoge:

Artículo 40.1 – Los siguientes servicios de seguridad privada se prestarán con armas de fuego en los términos que reglamentariamente se determinen:

d) Cuando por sus características y circunstancias lo requieran, los de vigilancia y protección perimetral en centros penitenciarios, centros de internamiento de extranjeros, establecimientos militares u otros edificios o instalaciones de organismos públicos, incluidas las infraestructuras críticas.

Funciones de los vigilantes de seguridad en las cárceles

Las funciones de los vigilantes que presten sus servicios en prisiones y dependencias de seguridad, armados o no, serán:

El control del perímetro

Uno de los fines primordiales de la Institución Penitenciaria es la retención y custodia de los detenidos, presos y penados. La quiebra de este cometido crea alarma en los ciudadanos y su evitación demanda un esfuerzo permanente de los responsables de los Establecimientos Penitenciarios en orden al cumplimiento de dicha función, debiendo velar por el rigor de los cacheos y requisas, la especial vigilancia de las zonas de riesgo como el recinto, los accesos, la cocina, los talleres, las zonas de carga y descarga, tanto de materiales como las basuras.

Con este objetivo y, analizadas las circunstancias en las que se han producido las evasiones de los últimos años, evidencia que los meses de otoño e invierno, donde las horas de luz disminuyen, son una época especialmente propicia para que los internos intenten la evasión.

Como norma general, se establecerá un servicio de vigilancia perimetral en vehículo, efectuando rondas por el anillo exterior de la cárcel. Estas rondas de vigilancia crearán una imagen disuasoria ante intentos de fuga y servirá para la comprobación del estado de las instalaciones y medidas de seguridad, activas o pasivas.

Como medida de autoprotección, al realizar las rondas se evitarán zonas oscuras y rutinas, es decir, se deberán variar los horarios, duración y recorridos de la ronda al fin de evitar ser controlado.

Las patrullas perimetrales se complementarán con sistemas de videovigilancia.

El control de accesos de personas, vehículos y mercancías

El control de accesos restringe el paso, tanto de entrada como de salida, de personas, vehículos, correspondencia y mercancías por una serie de puntos concretos de la instalación de acuerdo con unos criterios de selección pre-establecidos mediante procedimientos operativos específicos al fin de:

Conocer las personas que están autorizadas a entrar y salir.

Conocer la franja horaria y días en que esta permitida la entrada o salida.

Delimitar zonas restringidas de accesos

Controlar que mercancías entran en el edificio, quien las envía y quien es el destinatario.

Controlar la salida de mercancías, procedimientos de autorización de salida.

Obtener información de falsos positivos y negativos.

Impedir la entrada de objetos o personas que puedan ser una amenaza para la instalación.

La existencia del control de accesos en una cárcel se debe a la necesidad de prevenir, impedir, retardar o detectar la intrusión de personas, vehículos, armas, explosivos o cualquier otro elemento u objeto de amenaza para la instalación.

Se deberán controlar, además de los típicos objetos prohibidos clásicos (objetos cortantes y punzantes, sustancias toxicas, etc.), por cuanto suponen una amenaza seria para la vida e integridad física de los internos y funcionarios, aquellos objetos de corte más sofisticado tanto por sus características como por su composición (medios de comunicación con el exterior, teléfonos móviles – con cámara fotográfica, grabación en vídeo y videoconferencia ‐‐, relojes, grabadores, relojes con cámaras fotográficas incorporadas, bolígrafos pistola, armas fabricadas con materiales no detectables por los sistemas de detección electrónicos, armas camufladas en artículos de uso cotidiano, etc.) que permiten o facilitan que los internos puedan continuar desarrollando en el interior de los centros penitenciarios algunas de las actividades ilícitas por las que entraron en prisión. 

El control de los sistemas de videovigilancia

El manejo de los sistemas de CCTV será tarea fundamental de los vigilantes de seguridad que presten sus servicio en cárceles. En este punto debemos recordar la importancia del correcto manejo de un sistema de videovigilancia al poder incurrir  en responsabilidad por no utilizar convenientemente las imágenes, destruirlas o utilizarlas contraviniendo los derechos fundamentales.

 

¿Quieres prestar tus servicios como vigilante de seguridad en prisiones? ¿necesitas formarte para poder acceder al puesto?……. Entra y matricúlate en nuestro curso de vigilancia en centros de internamiento y dependencias de seguridad

 

También te puede Interesar