6 cosas que los vigilantes de seguridad tienen prohibido por ley

6 cosas prohibidas por ley para los vigilantes de seguridad

Según un artículo publicado en Legalitas, hay una serie de acciones que un vigilante de seguridad no puede realizar. Hemos querido recoger este artículo y transcribirlo tal cual como paso previo a una serie de comentarios.

Nos sería de gran utilidad que comentaseis el artículo con un poco de profundidad. Os aseguro, que más allá de lo evidente hay algún asunto ha tratar desde un punto de vista legal.

¿Conoces cuáles son las acciones ilegales que los vigilantes de seguridad tienen totalmente prohibido realizar? Conviene que las conozcas para que puedas negarte a aceptar el llevarlas a cabo, tal y como se establece en el artículo 32 de la Ley 5/2014 de seguridad privada. Presta atención a las seis siguientes. 

6 acciones ilegales para los vigilantes de seguridad

  1. Los vigilantes de seguridad únicamente tienen facultad en cualquier caso para detenerte el tiempo mínimo indispensable, que se estime para avisar a la policía. Deben ser las autoridades las que se encarguen de proceder a la identificación de la persona requerida, y siempre en aquellos casos de intento de comisión de delito o de realización material in fraganti en relación con las personas o bienes objeto de su vigilancia y protección. Estos profesionales solamente pueden privarte de la libertad deambulatoria con el fin de ponernos a disposición inmediatamente de las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado, así como los efectos y pruebas de los delitos. Ello se entiende sin perjuicio de los supuestos en los que la Ley de Enjuiciamiento Criminal (art. 490) permite a cualquier persona practicar la detención.
  2. Estas figuras de vigilancia profesional solamente podrán proceder al interrogatorio de aquellos que hayan cometido un delito in fraganti, si bien no se considerará como tal la anotación de sus datos personales para su comunicación a las autoridades. Por tanto, esto implica que no tienes obligación de responder a ninguna pregunta de las que te formulen.
  3. No tienen potestad para registrarte el bolso ni las pertenencias salvo que accedas a ello de forma voluntaria. Si te opones, dicha labor sólo le compete a las autoridades. Si el vigilante toma la decisión de arrebatarnos el bolso y proceder a su registro nuestra mejor opción es avisar a la policía, y posteriormente interponer la correspondiente reclamación al centro.
  4. Los vigilantes de seguridad no pueden realizar un cacheo, con la excepción, nuevamente, de que otorgues tu consentimiento. Existe la excepción de que por motivos de seguridad si existiera peligro para la integridad física del propio vigilante o usuario se podrán producir cacheos, y en ese caso el cacheo debe producirse por persona del mismo sexo.
  5. Los vigilantes podrán efectuar controles de identidad, sin que, en ningún caso, puedan retener la documentación personal, pero sí impedir el acceso a dichos establecimientos. La negativa a exhibir la identificación o a permitir el control de los objetos personales, de paquetería, mercancía o del vehículo facultará para impedir a los particulares el acceso o para ordenarles el abandono del inmueble o propiedad objeto de su protección. Es decir, que si te hallas en una tienda o supermercado y existen sospechas de que se ha podido perpetrar un delito y nos requieren, en ese momento no estás obligado a enseñar tu identificación, únicamente a las autoridades cuando se personen en dicho establecimiento.
  6. Y por último, y muy importante, fuera del recinto donde los vigilantes de seguridad ejercen sus actuaciones carecen de competencia. Por tanto, quedan fuera del ámbito de la vigilancia privada las zonas comerciales peatonales así como la vía pública donde los profesionales no hayan sido contratados, pasando a ser competencia exclusivamente de las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado, convirtiéndose los vigilantes en meros colaboradores de la acción policial.

Si un vigilante de seguridad te requiere, debes fijarte en si lleva la tarjeta de identificación profesional (TIP), documento que lo acredita como profesional. Si no dispone de dicha placa o no la quiere exhibir lo primero que debes hacer es ponerte en contacto con la policía, ya que careces de la certeza de que efectivamente haya recibido la formación necesaria y sea por lo tanto vigilante de seguridad.

Fuente | Legalitas

 

También te puede Interesar

22 comentarios en “6 cosas que los vigilantes de seguridad tienen prohibido por ley

    • Miguel, un placer como siempre tnerte por aquí.

      Hemos querido recoger este artículo y transcribirlo tal cual como paso previo a una serie de comentarios.

      Nos sería de gran utilidad que comentaseis el artículo con un poco de profundidad. Os aseguro, que más allá de lo evidente hay algún asunto ha tratar desde un punto de vista legal.

      Voy a poner este mismo texto en el encabezado del artículo para evitar malos entendidos..que ya ha habido alguno—;)

  1. Copiado de la página, Policias Espáña ECO7

    UN ATAQUE DIRECTO A LA CIUDADANÍA

    La difusión de este tipo de artículos, totalmente infundados (manda narices, viniendo de “abogados”) y por supuesto, inciertos, son un ataque absoluto contra los intereses y los derechos de la ciudadanía.
    Es lamentable que páginas de abogados, o incluso policías, publiquen este tipo de articulillos panfletarios, más propio de perroflautas que se sacaron la carrera de derecho en la cafetería, o al que le regalaron el cargo en una tómbola, que de verdaderos profesionales.
    La difusión, como real, sin haberse informado previamente de la autenticidad de tales afirmaciones, ya sean propias o ajenas, es algo que pone en verdadero peligro a cualquiera que, precisamente por venir donde vienen, confían en lo que en ellos se expone. Por todo ello, por considerarnos una página verdaderamente profesional y realmente interesada en velar por los ciudadanos que nos leen, AQUÍ SÍ vamos a desmentir las peligrosas mentiras que nos vende como ciertas el “artículo” en cuestión:

    – “Detener únicamente en aquellos casos de intento de comisión de delito o de realización material “in fraganti” EN RELACIÓN CON LAS PERSONAS O BIENES OBJETO DE SU VIGILANCIA Y PROTECCIÓN. SÓLO pueden privarnos de la libertad deambulatoria CON EL FIN DE PONERNOS INMEDIATAMENTE A DISPOSICIÓN DE LAS FFCCS del Estado”:

    La ley, en este punto deja claro que los VS no pueden únicamente actuar en relación con las infracciones ocurridas en su lugar objeto de vigilancia y protección; de hecho, en el punto que regula este ámbito de actuación, dice lo siguiente: “En relación con el objeto de su protección O DE SU ACTUACIÓN, detener y poner inmediatamente a disposición de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad….” ¿Y qué puede ser objeto su actuación fuera de los lugares objeto de protección principal? Esto nos lo desarrolla el artículo 41.1 de la ley en cuestión (5/2014), que establece en varios apartados, dichos supuestos, como por ejemplo, el apartado G: “Las situaciones en que ello viniera exigido por razones humanitarias”, es decir, que siempre que un Vigilante observe que aquello que necesita ayuda o socorro, o de su actuación por cualquier caso, sean personas, deben actuar incluso fuera de su lugar habitual de servicio.
    Por otro lado, está el hecho de que la privación de libertad deambulatoria (NO) sea únicamente para la puesta a disposición de las FFCCS. La jurisprudencia establece que cualquier privación de dicha libertad sea una detención, pero del mismo modo, establece una serie de excepciones ante las que, no considerándose una detención, se puede ser inmovilizado y se debe obedecer a las indicaciones de los agentes. La jurisprudencia de los Altos Tribunales, denominó este caso, como estar “libre, atendiendo a las indicaciones mínimas imprescindibles”, dentro de las cuáles se incluyen algunas que también son competencia de los VS, como la denuncia por una infracción administrativa, la identificación por motivos fundados…. etc.

    – “No estamos obligados a responder a ninguna pregunta de las que nos formulen”:

    Como la ley efectivamente afirma, no es una tarea de los Vigilantes realizar interrogatorios, lo cual NO IMPLICA que no debamos responder a según qué preguntas que puedan hacernos. Por ejemplo, si un VS nos intercepta deambulando por un lugar por el que no está permitido el paso y nos hemos equivocado, si nos pregunta y respondemos la razón de la confusión, no tiene por qué pasar nada, y nos indicarán que no podemos estar ahí y nos indicarán por dónde debemos ir, mientras que si nos negamos a responder a dicha pregunta, podemos ser denunciados por desobediencia.

    – “No pueden registrarnos el bolso y nuestras pertenencias salvo que accedamos voluntariamente a ello. Si nos oponemos, dicha labor sólo le compete a las autoridades. Si el vigilante toma la decisión de arrebatarnos el bolso y proceder a su registro nuestra mejor opción es avisar a la policía, y posteriormente interponer la correspondiente reclamación al centro”:

    En primer lugar, el artículo 32 de la ley 5/2014 establece hasta en tres casos, las circunstancias en las que un VS pueden efectuar registros de cualquier tipo, sin establecer excepción alguna, como son “Ejercer la vigilancia y protección de bienes, establecimientos, lugares y eventos, tanto privados como públicos, así como la protección de las personas que puedan encontrarse en los mismos, LLEVANDO A CABO LAS COMPROBACIONES, REGISTROS Y PREVENCIONES NECESARIAS PARA EL CUMPLIMIENTO DE SU MISIÓN”, “Efectuar controles de identidad, DE OBJETOS PERSONALES, PAQUETERÍA, MERCANCÍAS o vehículos, incluido el interior de éstos…”, “Evitar la comisión de actos delictivos o infracciones administrativas en relación con el objeto de su protección, REALIZANDO LAS COMPROBACIONES NECESARIAS para prevenirlos o impedir su consumación”. Cómo vemos, ninguno de los apartados donde se regulan las potestades de registro de un VS hace distinción o excepción alguna para dicha potestad, no quedando excluído, por tanto, ningún elemento de dicha potestad de registro.
    En segundo lugar, la reclamación contra un VS se interpone en Comisaría de Policía Nacional, pues el centro donde estén, no es responsable de la mala praxis de las actuaciones de estos profesionales. En comisaría, dichas reclamaciones contra estos se derivarán a las Unidades de Seguridad Privada correspondientes, que para eso están constituidas en dicho cuerpo; por lo que una reclamación en el centro donde presten servicio, no servirá para nada, y a consumo sólo le servirá para reciclar más papel.

    – “No pueden realizar un cacheo, con la excepción de que otorguemos nuestro consentimiento. Existe la excepción de que por motivos de seguridad si existiera peligro para la integridad física del propio vigilante o usuario se podrán producir cacheos, y en ese caso el cacheo debe producirse por persona del mismo sexo”:

    Como hemos visto más arriba, dicha prohibición para los Vigilantes, así como la inventada excepción, no vienen reguladas en ninguna parte de la ley, sí estando regulada su capacidad para proceder a los registros QUE SEAN NECESARIOS… por tanto, negarse a dichos registros, sobre todo cuando se esté detenido o se le estén haciendo por razones fundadas, pueden dar lugar a serios problemas; como mínimo, a un acta por desobediencia.

    – “Si nos encontramos en una tienda o supermercado y existen sospechas de que se ha podido perpetrar un delito y nos requieren, ahí no estamos obligados a enseñar nuestra identificación, sólo a las autoridades cuando se personen en dicho establecimiento”:

    Nuevamente, nos exponen a serios problemas, pues como hemos visto más arriba, los Vigilantes tienen regulados tanto los controles de identidad, como “las comprobaciones necesarias” para impedir delitos, y en ninguna parte de la ley 5/2014 se les prohibe hacer ningún tipo de identificación, por lo que nuevamente, podríamos incurrir en una desobediencia, y estar obstruyendo el trabajo de un agente de seguridad.

    – “Fuera del recinto donde el vigilante ejerce sus actuaciones carece de competencia, es decir queda fuera del ámbito de la vigilancia privada las zonas comerciales peatonales así como la vía pública donde no haya sido contratado”:

    Como exponíamos más arriba, el artículo 41 de la Ley 5/2014 establece los casos en que los Vigilantes de Seguridad pueden actuar fuera de su lugar habitual de servicio, teniendo, para dichos casos, plenas competencias, además de los casos de colaboración con las FFCCS, los cuáles no tenemos por qué conocer. Por tanto, lo adecuado es obedecer siempre al Vigilante, cuya principal misión es protegernos a nosotros, nuestra seguridad y nuestros derechos y libertades, y posteriormente reclamar en los estamentos anteriormente citados si creemos que han incurrido en una mala praxis.

    Esperamos que estas aclaraciones, estas sí fundadas jurídicamente, os ayuden a no terminar metidos en un peligroso agujero, como propician estos artículos de pacotilla, hechos por personas sin profesionalidad ni sentido común, así como quienes a la primera de cambio, los difunden como ciertos.

    • Buenos días, ya habíamos visto el comentario en Facebook. Muchas gracias por tu aportación y espero que en breve puedas leer el artículo que estamos preparando con respecto a este tema.

      • ¿Que van a responder a que??? Perdón por la expresión pero ustedes lo unico que quieren es echar mas mierda, dejen de confundir al ciudadano de a pie, solo les ha faltado poner que el vigilante tiene la obligacion de invitar a una cerveza si se lo pides

    • Menos mal que alguien conoce la ley de estos profesionales y nos la explica porqué he leído el artículo de arriba y según el abogado que escribe los vigilantes de seguridad parecían unos despreciables apestados. Gracias por la aclaración en nombre de todo el gremio.

  2. Creo que la publicación del artículo solamente confundirá mucho más a la ciudadanía en relación con las funciones de los Vigilantes de Seguridad; ¿ Por qué no publicáis el intrusismo relacionado con la Seguridad Privada, por ejemplo con otras profesiones inexistentes que realizan trabajos por ejemplo en Discotecas, Pub etc… en regiones que carecen de estas figuras?

  3. Bueno puede ser el artículo dirigido a resguardarnos las personas ante este tipo de situaciones que sin duda, puede ocurrir. Pero no podemos pasar por alto las dificultades que se encuentra el guardia de seguridad ante tantas restrinciones, para poder cumplir su labor como tal.

    Saludos Cordiales

  4. Vaya tela con la falta de profesionalidad dela publicación.
    Dice todo lo contrario jajaja.
    Se podria denunciar el tema y que rectifiquen.
    Están creando a la ciudadanía una confusion importante y peligrosa.

  5. Siempre que se trata este tipo de temas sobre la seguridad privada suelen aflorar muchas confusiones, tanto por parte de personas ajenas a esta actividad como por parte de los trabajadores del sector.

    El tema estrella es la detención, por mucho que la LECr exponga de manera clara quién puede detener y en qué supuestos (salvedad hecha de los supuestos de delito leve), siempre que se comenta sobre ello aflora el desconocimiento sobre las previsiones legales en lo tocante a la detención. La Ley es clara, cualquiera puede detener cuando observe la comisión de un hecho delictivo: un arquitecto, un pensionista, un parado de corta duración, uno de larga duración, un alicatador, el lechero, el bibliotecario, el peluquero, y… ¡el vigilante de seguridad! y este podrá detener en dicho supuesto tanto dentro como fuera de su servicio, tenga relación el delito con el objeto de su protección o no.

    Los vigilantes podrán establecer conversación con quién mejor les parezca pero en ningún caso podrán interrogar a un detenido, sea pillado in fraganti o por otro de los motivos contemplados en la LECrm, y por supuesto el detenido no tiene obligación de contestar a ninguna pregunta, ni siquiera a las que “graciosamente” permite la Ley de Seguridad Privada. Estaría curioso que puedan guardar silencio ante el juez y los agentes de policía y en cambio tuvieran que contestar a las preguntas del personal de seguridad privada.

    Sobre los registros de pertenencias personales efectivamente la Ley no permite que los particulares (los vigilantes de seguridad lo son, actuan en tal calidad y en beneficio de aquellos otros particulares que los contratan)registren por la fuerza las pertenencias personales de otras personas, aunque también hay que decir que en la práctica, y como casi todo en el mundo del derecho, no es una verdad absoluta y algunos tribunales han admitido la realización de registros forzados pero sin contemplar o valorar el uso de la fuerza en sus resoluciones.

    La Ley de Seguridad Privada contempla los registros por parte de vigilantes de seguridad aunque se refiere a situaciones en las que el ciudadano tiene la opción de negarse, en cuyo caso no se le permitirá el acceso al inmueble o se avisará a los agentes de la autoridad para la práctica del registro.

    Como excepción nos encontramos con los llamados cacheos o registros personales superficiales sobre los detenidos para la localización de objetos que puedan poner en peligro la integridad del actuante. No tiene por qué realizarse por una persona del mismo sexo, se hará siempre que ello sea posible pero si no hay y existen razones fundadas para creer que, por ejemplo, pudiese portar un cuchillo, no hay porque esperar a que se presente alguien de mismo sexo. Siempre será conveniente para evitar problemas que el cacheo se haga por personas del mismo sexo pero no es imprescindible y mucho menos si ello supone un claro riesgo para el vigilante de seguridad.

    Sobre la identificación es cierto que no nadie está obligado a identificarse ante un vigilante de seguridad pero no lo es menos que el mismo vigilante pueda adoptar medidas que hagan desaconsejable la negativa cuando dicha petición es legítima, como pudiera ser impedir la entrada al inmueble o incluso practicar una detención si sospechase de la comisión de un delito leve. En principio, aunque la LECrm no habilita a los particulares para detener en tal supuesto, resulta que diversas sentencias respaldan este tipo de detenciones para no crear una situación de impunidad.

    Continuando con los puntos del artículo queda decir que los vigilantes de seguridad PRIVADA no poseen la cualidad de funcionario público y por tanto no ejercen competencia sino que ejercen funciones, la Ley de Seguridad Privada lo deja bien claro al hablar de competencias cuando trata de la Administración General del Estado y de las Comunidades Autónomas a las que les adjudica sus competencias, y cuando trata de los vigilantes de seguridad a los que fija las funciones que pueden realizar.

    Pues bien… los vigilantes habrán de ejercer sus funciones en el interior de los inmuebles objeto de su protección pero tambien se permite que excepcionalmente y con motivo justificado actuen fuera cuando resulte necesario para su trabajo o cuando observen la comisión de un delito. En el exterior serán colaboradores de la acción policial (y en el interior también) cuando exista una acción policial en curso, difícilmente se puede colaborar en algo que no se está haciendo.

    Y por último, y para ser puntilloso, la TIP se suele llevar en la cartera y no a la vista, lo que puede ver cualquier ciudadano es la placa, necesitando solicitar la exhibición de la TIP para poder verla. Así que en caso de duda se ha pedir la exhibición de la TIP y cuando exista una negativa acudir a la policía porque indudablemente habrá cometido una infracción a la Ley de Seguridad Privada, ya sea por ejercer funciones de seguridad careciendo de la habilitación pertinente o por la negativa a identificarse como vigilante ante cualquier ciudadano.

  6. Con lo facil que es leer la Ley de Segurdad Privada, si, es una LEY aprobada en el congreso de os diputados y sancionada por el Rey ¡como todas las demas leyes!, increible ¿verdad?. Pues mas increible es saber que esta ley tiene decadas de existencia ymas increible es que pone en el buscador de goolge las palabras ” ley y de seguridad privada” Y APARECE!!! pero ademas aparece en el BOE, en la web del ministerio del interior y en la web oficial de la policia. Pero lo mas increible de todo es que EN LA LEY DE SEGURIDAD PRIVADA ESTÁ LA RESPUESTA A TODO LO CONCERNIENTE A LOS VIGILANTES DE SEGURIDAD PRIVADA!! siiii!!… pues no, quien hizo este articulo infame e indocumentado no se la ha leido, es mas , apostaría a que no conocian su existencia y asi señores/as es como se propagan las habladurias, las medias verdades y la estupidez e ignorancia. Sinceramente, mantener este articulo o no rectificarlo es perpetuar la estupidez y la ignorancia, la mala praxis e indocumentación de quien lo ha escrito ya quedó patente… ¿que fué de aquel principio periodistico de preguntar a la fuente?.

Deja un comentario