Monográfico de Segurpri donde se abordan diferentes aspectos y consejos relativos a la instalación de cámaras y sistemas CCTV, con especial atención a la utilidad, operatividad y uso eficiente de estas instalaciones.

Cada vez son más las ocasiones en las que las únicas pruebas y vestigios existentes en la escena de un crimen son las imágenes capturadas por los sistemas de video-vigilancia de bancos, centros comerciales, establecimientos, aeropuertos, cajeros automáticos, etc.

En estas circunstancias, la posibilidad de llevar a cabo la identificación de los autores pasa necesariamente por el examen y estudio del rostro de los sujetos recogidos en las grabaciones.

El éxito de esta empresa va a depender fundamentalmente de la calidad de las imágenes a someter a estudio.

Los grupos especializados de policía científica que diariamente se encargan de llevar a cabo estas labores de identificación a través de imágenes, detectan con recurrencia deficiencias en el material sometido a estudio.

Como estas deficiencias pueden ser corregidas en muchas ocasiones con un cambio de hábitos por parte, tanto de las empresas instaladoras de los equipos como de los establecimientos o entidades usuarias de los mismos, fundamentalmente a la hora de efectuar la instalación y en el proceso de explotación de las cámaras de seguridad, desde esta Unidad Central de seguridad Privada se recomiendan las siguientes instrucciones que deberían tenerse en cuenta en dicho proceso.

Descargar PDF: Monografico Segurpri nº 19, Recomendaciones de CCTV

También te puede Interesar