Vídeo: Análisis de Riesgos utilizando el Método Mosler

Seminario de Inesem Bussiness School ( Instituto Europeo de Estudios Empresariales) sobre el Análisis de Riesgos utilizando el Método Mosler.

El Método Mosler o Penta, uno de los más utilizados en el ámbito de la seguridad, cuyo objeto es la identificación, análisis y evaluación de los factores que pueden influir en que un riesgo llegue a manifestarse.

En resumidas cuentas, lo que se hace es calcular el nivel o la clase de un determinado riesgo.  De esta forma basándonos en una metodología de trabajo de base científica, se puede obtener un indicador muy  preciso sobre la probabilidad de materialización de cualquier riesgo, que pueda afectar al funcionamiento normal de la empresa.

El método en cuestión tiene un carácter secuencial divido en cuatro fases, apoyándose cada una de ellas en la fase precedente:

1ª FaseDefinición del Riesgo:

En esta fase se realiza la identificación del riesgo. Es decir, definimos cuál es el riesgo en concreto que vamos a estudiar. Es conveniente preparar una “Ficha o Cuadro del Riesgo” donde se recoja el riesgo propiamente dicho, su localización, cuál es el bien objeto de nuestra protección y cuál es el daño que puede sufrir si el riesgo llega a materializarse.

2ª Fase: Análisis del Riesgo:

Es la fase más compleja del proceso. En ella se analiza el riesgo siguiendo una serie de criterios, que se cuantifican en base a una escala numérica del 1 al 5, de ahí que el Método Mosler sea también conocido como método Penta. Estos criterios son:

  • Función (F): se cuantifican las consecuencias negativas o daños que pueden alterar la actividad.
  • Sustitución (S): se cuantifica la dificultad para sustituir los bienes afectados.
  • Profundidad (P): se cuantifica el grado de perturbación y los efectos psicológicos que produciría en la actividad e imagen de la empresa.
  • Extensión (E): se cuantifica el alcance de los daños, según su amplitud, desde un nivel local hasta internacional.
  • Agresión (A): se cuantifica la probabilidad de que el riesgo se manifieste o materialice.
  • Vulnerabilidad (V): cuantifica la probabilidad de los daños que puede producir el riesgo una vez materializado.

3ª Fase: Evaluación del Riesgo: 

En esta fase, con los datos numéricos obtenidos en la anterior,  se cuantifica el riesgo que se está estudiando. Mediante la relación de dos conceptos: Carácter del Riesgo (C) y la Probabilidad (P), obtenemos un valor numérico resultante conocido como Riesgo Estimado (ER)

4ª Fase: Clasificación del Riesgo: 

con el valor del Riesgo Estimado (ER) y mediante su comparación  con una tabla de Criterio de Valoración del Riesgo obtenemos una valoración final del mismo, que va desde Muy Bajo a Elevado. De esta forma habremos clasificado el riesgo y dispondremos del indicador específico que nos ayude a decidir, si es necesario adoptar medidas correctoras que minimicen ese riesgo o si por el contrario puede ser asumido por la empresa.

 

[blockquote align=”center”]

 Por Francisco Navarro 

Departamento Energía, Medioambiente y PRL
Licenciado en Historia y Arqueología Universidad de Granada.
Máster en Prevención de Riesgos Laborales con las tres especialidades.
Director de Seguridad habilitado por el Ministerio del Interior.
C.A.P.
Experiencia laboral de más de 6 años en el sector de la Consultoría Externa en Seguridad y PRL.
Responsable y tutor del Departamento de Seguridad y PRL (Security and Safety)Grupo INESEM.
[/blockquote]

También te puede Interesar